martes, 16 de abril de 2019

4 de cada 10 personas mayores en España se sienten solas

Según un nuevo estudio publicado por La Caixa y titulado 'Soledad y riesgo de aislamiento social en las personas mayores', el 39,8% de las personas mayores de 65 años sufren soledad emocional, es decir, aquella que es percibida por el individuo independientemente de tener pareja, familia o amigos y que puede generar sentimientos como angustia y sufrimiento psicológico.

El estudio se ha llevado a cabo a través de una encuesta en la que han participado 1.688 hombres y mujeres y cuyo objetivo era conocer las características de su red social y su grado de soledad.

Entre las conclusiones finales del documento, se pone de relevancia que el sentimiento de soledad está presente en todas las edades, aunque es más preocupante entre los mayores ya que alcanza al 48 % en los mayores de 80 años.

Además, la encuesta subraya que los mayores con un nivel educativo más bajo tienen un riesgo mayor de sufrir aislamiento social y que la pérdida de la red de amigos comienza antes en los hombres que en las mujeres.

Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de profundizar en políticas e iniciativas que ayuden a paliar el sentimiento de soledad en las personas mayores como la teleasistencia.

miércoles, 3 de abril de 2019

Aumentan un 3,9% los mayores de 65 años que viven solos en España

4,7 millones de personas viven solas en España.

Según los datos publicados el pasado martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a través de su Encuesta Continua de Hogares, 4.732.400 personas vivían solas en España en el año 2018, de las cuales el 43,1% (2.037.700 personas) tenían 65 años o más, y de estas, el 71,9% (1.465.600 personas) eran mujeres.

Estas cifras suponen un aumento moderado con respecto al periodo anterior. Así, por ejemplo, en comparación con 2017, el número de personas que vivían solas en 2018 se incrementó un 1,0% (45.000 personas más). Sin embargo, este moderado aumento contrasta con el incremento experimentado por los hogares unipersonales formados por mayores de 65 años que crecieron un 3,9% en tan solo un año. Por sexo, los hogares unipersonales de mujeres se ampliaron un 2,6%. Frente a los de hombres que se redujeron un 0,9%.

Si observamos los datos relativos a los mayores de 85 años, el 42,7% de las mujeres vivían solas, frente al 23,6% de los hombres.

Como datos generales del estudio, podemos destacar que el número de hogares en España creció durante el 2018 hasta los 18.535.900 hogares, lo que supone un aumento del 0,3% (63.100 hogares más) con respecto al periodo anterior. Además, el tamaño medio de los hogares creció hasta 2,50 personas por hogar frente a las 2,49 de 2017.

Estos datos vienen a constatar un incremento en el número de personas mayores que viven solas en su hogar, lo cual se ha convertido en un reto para los estados del bienestar en el que la teleasistencia avanzada puede jugar un papel fundamental en el cuidado y acompañamiento de nuestros mayores.

martes, 19 de marzo de 2019

¿Cómo mantenernos independientes y seguros en nuestro hogar a edades avanzadas?

Para todos nosotros es importante ser autónomos y poder vivir seguros en nuestro propio hogar el máximo tiempo posible.

Mantenernos independientes nos proporciona un sentimiento de autoestima y de logro personal. Por el contrario, perder nuestra independencia puede suponer un auténtico golpe para nuestra confianza, producirnos estrés e incluso provocarnos una depresión. Por todo ello, debemos de poner todas las medidas a nuestro alcance para conservar nuestra independencia el máximo tiempo posible.

Para mantenernos independientes es importante seguir una estrategia de envejecimiento activo conservando una buena forma física. Para mantenernos en forma es importante realizar ejercicios adecuados a nuestras capacidades. En ocasiones, simplemente salir a caminar o pasear con los amigos nos ayudará a mantener una buena forma física.

También es esencial mantenerse activo mentalmente. Con actividades tan simples como leer los periódicos, realizar puzles o pasatiempos, poniéndonos desafíos y metas que podamos alcanzar, pero sobretodo, interactuando socialmente con amigos y familiares, potenciaremos la estimulación cognitiva que nos ayudará a mantener nuestras capacidades intelectuales en buen estado.

Pero no solo es importante conservar nuestra autonomía, sino también sentirnos seguros en nuestro hogar, protegidos frente a caídas o emergencias que pudieran producirse. Hay que tener en cuenta que con la edad laprobabilidad de sufrir caídas crece considerablemente. Es aquí donde entran en juego los diversos servicios de teleasistencia avanzada.

Dotar a nuestro hogar de los sistemas tecnológicos que permitan detectar las situaciones de emergencia, nos proporcionará la tranquilidad que nos ayude a mantenernos independientes y seguros.

jueves, 28 de febrero de 2019

¿En qué consiste la teleasistencia avanzada?

Hasta ahora la teleasistencia tradicional cubría la necesidad de las personas mayores o dependientes de ser atendidos en su propio hogar en caso de caída o emergencia. Sin embargo, esta es solo una funcionalidad, la más conocida, de las muchas que pueden ofrecernos hoy en día las nuevas tecnologías. Y es que a medida que las personas se hacen mayores, tienden a pasar más tiempo en su hogar y es precisamente en el hogar donde existe una mayor posibilidad de sufrir un accidente. Por eso son necesarias las soluciones tecnológicas que permitan la detección de emergencias y actuación de los servicios de urgencias en caso necesario.

La teleasistencia avanzada añade a los servicios clásicos de alarma de la teleasistencia tradicional, una serie de apoyos tecnológicos complementarios, dentro y fuera del hogar, que facilitan tanto la detección automática de accidentes y situaciones de riesgo como la monitorización del usuario en su propio hogar. De este modo, la teleasistencia avanzada se convierte en un sistema a atención integral personalizada que cuenta con varios ámbitos de actuación:

Alarmas de emergencia: a través de una serie de sensores que permiten la detección de emergencias sin que el usuario tenga que activar ninguna alarma, se alerta al centro de atención de situaciones de riesgo como incendios, fugas de gas, caídas o inundaciones.

Telemonitorización del usuario: la telemonitorización de pacientes con enfermedades crónicas a través de dispositivos electrónicos y la tecnología digital, facilita el trabajo de los profesionales de la salud que pueden hacer un seguimiento del usuario sin necesidad de desplazarse al domicilio.

Teleasistencia móvil: la teleasistencia móvil es aquella que a través de un pequeño dispositivo permite prestar el servicio de teleasistencia en el exterior. Gracias a la tecnología GPS los mayores estarán en todo momento localizados por si se desorientan o confunden.

Podéis acceder a una mayor información sobre la teleasistencia avanzada a la que pueden acceder los usuarios en España pinchando aquí.


lunes, 11 de febrero de 2019

7 pioneras de la ciencia española que todos deberíamos conocer


El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de las Mujeres Científicas como modo de visibilizar las aportaciones al ámbito de la ciencia y la tecnología que ha tenido la mujer, pero también como modo de animar a otras muchas mujeres jóvenes y estudiantes a que se decanten por una carrera apasionante como puede ser la ciencia.

Más allá de la mítica Concepción Arenal que tuvo que disfrazarse de hombre para poder asistir como oyente en la universidad, desde nuestro blog queremos rendir un pequeño homenaje a esas valientes pioneras que abrieron el camino a las mujeres científicas actuales.

Ángela Ruiz Robles (1895-1975) maestra e inventora.

Natural de Villamanin, provincia de León, realizó sus estudios superiores en la Escuela de Magisterio de León. Posteriormente se estableció en Ferrol donde trabajó como maestra y comenzó a escribir libros con un carácter marcadamente educativo. Aunque si por algo se ha hecho famosa Ángela Ruiz Robles es por desarrollar el libro mecánico que se podría considerar como el precursor de los libros electrónicos actuales.





Felisa Martín Bravo (1898-1979) primera doctora en Física en España

Nacida en San Sebastián, realizó sus estudios en física en la Universidad Central de Madrid. Posteriormente se especializó en el estudio de redes cristalinas con aparatos de rayos X. Sus investigaciones la llevaron a trabajar Estados Unidos e Inglaterra. De regreso a España Felisa ingreso en el Servicio Meteorológico Nacional en Madrid, donde también sería la primera mujer admitida.






Jenara Vicenta Arnal Yarza 1902-1960 primera doctora en ciencias Químicas de España

Nacida en Zaragoza, ciudad en la que realizó sus estudios de química, obtuvo el Premio extraordinario de doctorado en 1930. Posteriormente realizó estancias de investigación en Suiza y Alemania y vivió y trabajó varios años en Japón. Además, Jenara visitó distintos centros de enseñanza de Francia, Bélgica Inglaterra y Holanda.

Sus investigaciones científicas la llevaron a publicar varios libros y publicaciones sobre química.




Dorotea Barnés González 1904-2003 doctora en química

Natural de Pamplona fue una de las pioneras españolas tanto en investigación como en docencia en química. Su aportación más notable fue la incorporación de técnicas como la "espectroscopia Raman" a los departamentos de química en España.

En el IX Congreso Internacional de Química Pura y Aplicada celebrado en Madrid en 1933 Dorotea Barnés fue reconocida como la mayor especialista española.




Ángeles Alvariño (1916-2005), oceanógrafa

Esta gallega, completó su formación en ciencias naturales en Madrid donde se incorporó al Instituto Español de Oceanografía.  En 1950 se traslada a Vigo donde había conseguido una plaza de bióloga oceanógrafa. Posteriormente se trasladó al Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachusetts y proseguiría su carrera en EEUU hasta su muerte.

A lo largo de su carrera, descubrió veintidós nuevas especies marinas y desarrolló una importante investigación sobre la historia marítima española, especialmente sobre la Expedición Malaspina.


Josefina Castellví 1935, oceanógrafa especialista en bacteriología marina

Josefina es una de las investigadoras catalanas con mayor proyección internacional. En 1984, se convirtió en la primera mujer española que participaba en una expedición internacional en la Antártida donde llegó a liderar la instalación de la Base AntárticaEspañola en la Isla de Livingston.

Sus aportaciones científicas han sido muy importantes en el campo de la bacteriología marina. 

Margarita Salas 1938, bioquímica

Toda una institución en la ciencia española. Esta madrileña es licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, fue discípula de Severo Ochoa, con quien trabajó en los Estados Unidos.

Dos son sus principales aportaciones científicas, la determinación de la direccionalidad de la lectura de la información genética y el descubrimiento y caracterización de la "ADN polimerasa del fago Φ29", que tiene múltiples aplicaciones biotecnológicas por a su gran capacidad de amplificación del ADN.

Ha recibido numerosos galardones científicas tanto nacionales como internacionales y pertenece a varias de las más prestigiosas sociedades e institutos científicos. En la actividad continúa realizando labores docentes en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).


Elaborado con información extraída de:

jueves, 17 de enero de 2019

La teleasistencia avanzada tendrá su propia partida dentro de los Presupuestos Generales del Estado

Durante estos días se está debatiendo en el Congreso de los Diputados los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2019. Unos presupuestos que traen buenas noticias para la dependencia y la teleasistencia avanzada.

Los PGE presentados por el gobierno y que aún están en el aire por la falta de consenso de los diputados, recogen una inversión total en dependencia de 2.230 millones, lo que supone un aumento de 831 millones de euros y un incremento del 59,3% con respecto al año anterior.

De esos 831 millones, 315 irán a parar a las cotizaciones a la Seguridad Social por parte de los cuidadores no profesionales y los otros 515 se distribuirán en la propia financiación del sistema. Según las propias estimaciones del gobierno, de los 100.000 dependientes graves o muy graves que se encuentran en lista de espera tres cuartas partes (75.000 personas) podrán beneficiarse de estas ayudas. Además, y siguiendo las predicciones de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, este aumento en los presupuestos supondrá la creación de 18.500 puestos de trabajo directos en todo el país.

Asimismo, el Ministerio de Sanidad, Consumo y BienestarSocial quiere incorporar la teleasistencia avanzada dentro de su catálogo de prestaciones a dependientes, lo que supondrá que la teleasistencia avanzada tendrá su propia partida en los PGE con una dotación de 415 millones de euros para la "supervisión remota de la vida de los usuarios con la ayuda de las nuevas tecnologías".

Según la definición publicada por el propio ministerio en el BOE, la teleasistencia avanzada es aquella que incluye "además, de los servicios de teleasistencia básica que la persona usuaria precise, apoyos tecnológicos complementarios dentro o fuera del domicilio, o en ambos casos, así como la interconexión con los servicios de información y profesionales de referencia en los sistemas sanitario y social, desarrollando procesos y protocolos de actuación en función de la situación de necesidad de atención detectada".

Sin duda alguna una magnífica noticia para los dependientes de nuestro país.