martes, 6 de marzo de 2018

Normativa sobre la prestación del servicio de teleasistencia (I): la teleasistencia básica

El pasado 15 de febrero el BOE, en su número 41, publicó la Resolución del 15 de enero del 2018, de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e igualdad sobre los contenidos de los servicios de teleasistencia básica y avanzada acordados el 19 de octubre del 2017 en el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia.

Como en nuestro blog consideramos esta disposición de gran importancia para todos los usuarios y cuidadores, hemos decidido publicar una serie de tres artículos que faciliten la comprensión de lo dispuesto en la resolución.

Comenzamos esta serie con el capítulo dedicado a la teleasistencia básica que la propia resolución define como un servicio para "facilitar asistencia a las personas beneficiarias de forma ininterrumpida, mediante el uso de la tecnología de la información y de la comunicación, con apoyo de los medios personales necesarios, en respuesta inmediata ante situación de emergencia, de inseguridad, soledad y aislamiento". Además, se especifica que el servicio se llevará a cabo a través de la instalación de un terminal de teleasistencia en la vivienda del usuario conectado a una central receptora, con la que se comunicará en caso de emergencia mediante la pulsación de un botón de alarma.

En la resolución se detallan de forma pormenorizada los servicios que se han de prestar y que para la teleasistencia básica son:
  • Instalación y mantenimiento de los terminales de Teleasistencia domiciliaria.
  • Información sobre los equipos, proporcionada a las personas usuarias según la modalidad por la que muestren preferencia: escrita en formato impreso legible, disponible en braille y escrita en formato electrónico accesible.
  • Información sobre recursos sociales.
  • Información permanente desde el Centro de Atención a las personas usuarias y personas cuidadoras que lo demanden y sobre actividades de interés para las mismas.
  • Atención las 24 horas del día los 365 días del año.
  • Atención directa dando respuesta adecuada a la necesidad o movilizando otros recursos humanos o materiales propios de la persona usuaria o existentes en la localidad donde resida.
  • Entrega de llaves que queden en custodia por parte de la Entidad o por parte de, al menos, una persona del entorno sociofamiliar más cercano, salvo las personas usuarias que no la faciliten.
  • Emisión de comunicaciones para el seguimiento de la persona usuaria desde el centro de atención y comunicaciones de cortesía (felicitación de cumpleaños, en situaciones de convalecencia, etc).
  • Emisión de comunicaciones de control de ausencia domiciliaria de las personas usuarias.
  • Atención personal por iniciativa de la entidad prestadora del servicio o a petición de las personas usuarias o personas cuidadoras, que cubrirá como mínimo funciones como agenda personalizada, resolución de dudas e intervención psicosocial:
    1. Agenda personalizada, con comunicaciones establecidas por el propio servicio de teleasistencia para recordar datos importantes sobre la salud (tratamientos crónicos, consulta médica), gestiones sociales, campañas, o cualesquiera otros.
    2. Resolución de cuestiones y dudas que le puedan surgir a la persona usuaria, persona cuidadora y familiares de las personas usuarias en un teléfono específico y de llamada gratuita.
    3. Intervención psicosocial telefónica, en su caso, con apoyo emocional.
  • Unidad móvil, en su caso, entendida como el conjunto de medios humanos y materiales que complementan los servicios prestados desde el centro de atención, con la intervención presencial, para prestar apoyo personal o actividades de mantenimiento de los terminales.
En los próximos artículos veremos las prestaciones asociadas a la teleasistencia avanzada y quién puede solicitar ser beneficiario de los servicios de teleasistencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario